MI HISTORIA

“Tener una curiosidad desmedida por la música y el arte no acostumbra a ser cuestión de suerte.”

Ramon Mirabet nació en una familia de músicos y de artistas de circo, gente acostumbrada a escoger los caminos más arriesgados que te ofrece la vida, pero que son a la vez los más emocionantes.

Encerrado en su habitación y con la complicidad de un viejo piano de pared, Ramon empezó a componer sus primeras melodías de tres únicos acordes. Aquellas canciones eran para él poco más que un diario personal, muy alejado de cualquier pretensión seria de dedicarse a la música. Para él viajar es vivir, aprender, sentir, dar y recibir, y no se puede entender la música de Ramon sin conocer sus viajes.

Ramon Mirabet es un viajero de la vida y la música ha formado siempre parte de su equipaje personal. Para él viajar es vivir, aprender, sentir, dar y recibir, y no se puede entender la música de Ramon sin conocer sus viajes.

A París llegó en otoño de 2005 sin hablar idiomas ni tener nociones de guitarra, pero nada de eso iba a impedir que su voz se escuchara a orillas del Sena junto a otros talentos callejeros, o más tarde en las famosas escaleras del Sacré Coeur ,en el barrio de Montmartre.

De vuelta a casa , y con poco más de 300€ en el bolsillo que invirtió en su primera guitarra, empezó a planear nuevos destinos.

De nuevo con las maletas en la mano y de nuevo en París. El destino le reserva un nuevo reto.

Fruto del azar y de unos amigos insistentes, Ramon se convierte en concursante del famoso talent show de la televisión francesa Nouvelle Star. Los focos, las lentejuelas y los aplausos enlatados no le hacen perder la cabeza en ningún momento,  lo que para otros seria la experiencia de su vida, para él se convierte en un divertimento del que aprende y extrae muchas conclusiones.

Actuar en el Olympia parisino, aparecer en los mejores programas de la televisión francesa, belga y suiza, no consiguen que Ramon esté dispuesto a renunciar al que de verdad es su sueño.

Para él lo más importante sigue siendo actuar en la calle, el contacto con la bohemia del barrio de Montmartre y conseguir el dinero suficiente para hacer ese primer disco que siempre ha tenido en mente.

Con el cúmulo de experiencias, las miles de imágenes almacenadas, los quilómetros recorridos y unos cuantos euros en el bolsillo, finalmente llegó el momento.En 2013 Ramon Mirabet graba sus primeras canciones en el disco “HappyDays” (Warner) donde se mezclan el ímpetu, la energía y las ganas de vivir más intensamente de lo que tu propio cuerpo te permite.

En esta aventura discográfica le acompañan los mismos músicos que siguen subiendo con él los mismos escenarios:

Esta vez la aventura estaba en Inglaterra. En la ciudad de Brighton la música se mezcla con el aire que uno respira.No importa si tienes que ganarte la vida cumpliendo jornadas maratonianas de trabajo en un restaurante de cocina italiana, si al final del día te quedan algunas horas para aprender a tocar la guitarra o para asistir a un sin fin de conciertos.

“Lo que en París no fue más que un divertimento, en el paseo marítimo de Brighton empezó a convertirse en pasión.”

El viaje continúa y en septiembre de 2007 Ramon Mirabet llega a Escocia y descubre el que hasta ahora es uno de sus rincones favoritos. Pero no es Glenfinnan, ni las noches vividas en viejos vagones de tren lo que hace de Escocia un lugar especial para Ramon. Es su gente, la facilidad con la que allí se te abren las puertas, la amabilidad, el coraje frente a las inclemencias y la energía de un pueblo con el que en seguida se sintió plenamente identificado.

Con la cabeza aún en las Highlands Ramon regresa a casa. En otoño de 2009, en plenas fiestas de Sant Feliu del Llobregat, amigos lo ven actuar por primera vez en el que se puede considerar como su estreno oficial.

Su ciudad natal será la privilegiada de ver por primera vez a Ramon subido a un escenario, pero por poco tiempo.

Las maletas están de nuevo en la puerta. Ésta vez el destino será España. Vagará actuando en cualquier rincón,  en compañía de la cantante Natasha Bobbé. Con el paso de los años, las calles y bares se convierten en escenarios habituales de Ramon Mirabet: el Racó de la Calma de Sitges, la plaza de Sant Felip Neri o el bar 37 Grados en Barcelona son frecuentados por un Ramon cada día más convencido de que su futuro está en la música.

Josep Tutusaus al trombón, Sergio Fernández a la guitarra, Óscar Ferret en los pianos, Jordi Mestres en el bajo y contrabajo, Marc Llorià a la batería, Mario Ruíz a los coros y Ana Fernández al violín.

Los galardones llegan a las vitrinas de Ramon Mirabet: premio Continuará de RTVE en 2015 y Artista Revelación del año 2016 en los premios ARC. También empiezan a ser habituales los carteles de Sold Out en salas míticas como el Apolo de Barcelona, o en festivales de prestigio como el Cruïlla BCN o el Bona Nit Barcelona.

Y en 2016 llega “Home Is Where The Heart Is” (Warner), su  segundo disco,  con el que Ramon Mirabet da el salto definitivo a los grandes escenarios. Una gira que termina en octubre 2017 y que ha sido vista por más de 140.000 personas en más de 90 conciertos.

Recitales repartidos entre salas, teatros y principales festivales como el Sonorama, Arenal Sound, Cruïlla de Barcelona, Mercat de Música Viva de Vic, Jardins de Cap Roig, Black Music Festival, Estrenes, Ewan Fest, o Acústica. Ramon Mirabet finaliza su segunda gira con cifras que quedarán en el recuerdo como el Sold Out en la sala Razzmatazz, las más de 20.000 personas que lo vieron en directo en la playa del Bogatell en la Mercè o los llenos absolutos registrados en las salas BUT y Joy Eslava de Madrid.

Sin duda el artista revelación del momento, del que todo el mundo habla y que sigue acumulando éxitos.

¡EL VIAJE CONTINÚA, Y SERÁ INFINITO!